Escolares aprenden de compañerismo, empatía y autocuidado gracias a un videojuego hecho en Chile